Así estamos. Pero casi que no me quedaba otra, porque se me acababan las alternativas. Después de la debacle de Tumblr decidiendo quitar todo el porno, lo que consiguieron fue que un montón de dibujantes acabaran jodidos porque los bots que buscaban porno para ocultarlo trabajaron un poco de más, censurando lo que no debían. En mi caso tuve más de 20 dibujos marcados que de ninguna forma tenían que haber sido censurados en primer lugar. Si esta es la inteligencia artificial que nos tiene que esclavizar el día de mañana, podemos estar tranquilos por ahora. Aún así, mi blog principal, el que me hice más de 9 años atrás, fue completamente bloqueado y ‘shadowbaneado’, de manera que aunque intentara poner algo, nadie lo vería porque Tumblr ocultaba mis publicaciones incluso a la gente que me seguía y directamente no mostraba nada a cualquiera que entrara de fuera. Mi blog estaba en el limbo.

La otra gran pérdida ha sido ComicSquare, el portal donde subía mis cómics. Justo al terminar la última página de Coma Grey, entré a la web para ver mi perfil y no aparecía nada. Pensaba que era error de mi conexión, porque un par de días antes estaba echando un vistazo y todo iba bien. Pero esta vez no, el destino y la mala puta suerte quisieron que otra de mis portales de referencia se esfumara.

¿Qué podía hacer? ¿Subirlo a Facebook? Ya lo había hecho, pero no me hacía especial gracia tenerlos ahí por muchos motivos. El primero y más obvio es que lo que subes a Facebook, pertenece a Facebook. Pon las marcas de agua, las firmas o las pollas en vinagre que quieras, ya no es tuyo. Otro es que no todo el mundo tiene Facebook, aunque pudiera parecer lo contrario. Es una red social cada vez menos social y cada vez más asquerosa. No tan poco a poco se va convirtiendo en un lugar donde una de dos: tus padre comparten memes de 2010 o la gente va a soltar mentiras, mierda y mal rollo. Pero el principal motivo es que mi página de dibujo está completamente desierta. Con más de 500 seguidores, apenas conseguía 5 o 10 ‘me gusta’ por publicación, sea un garabato hecho en 10 minutos o un cómic al que he dedicado meses.

Así que lo único que me quedaba era montarme mi propio chiringuito. Mi propia web con casinos y furcias. Es más, paso de la web. Con lo mal que se me dan estas cosas, esperaba que la creación de esta me llevara meses, pero no ha sido así. Todavía está todo un poco a medias, pero el grueso de la página en sí ya está funcionando.

No sé qué podréis esperar en el futuro próximo, pero espero poner alguna cosa que os interese. Si no, siempre podéis comprar originales o pedirme comisiones encargos, que yo estaré encantado.

Comments (2)

  1. Retrospect

    Responder

    ¡Me mola la pagina, macho! Espero que poco a poco siga creciendo todo esto y que pueda verlo. Me alegro que hayas encontrado un nuevo cobijo fuera de Tumblr.

  2. Hide

    Responder

    Te ha quedado de puta madre. Por fin Irene tiene un lugar donde comprarte los dibujos del Zelda, que lleva años sin encontrar la manera de hacerlo.
    Suerte por estas tierras.

Responder a Hide Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *