Adiós, Mario.

No sabía ni dónde, ni cómo hacerlo, pero será aquí. En alguna parte me tenía que despedir de Mario. Hace años, ya no recuerdo ni cuántos (¿5, 6, 7?) se cruzó en mi camino virtual alguien llamado Mario. Una persona extremadamente tímida, pero al mismo tiempo muy explosiva y espontánea, con una calidad humana y

Abrirse un blog en 2019.

Así estamos. Pero casi que no me quedaba otra, porque se me acababan las alternativas. Después de la debacle de Tumblr decidiendo quitar todo el porno, lo que consiguieron fue que un montón de dibujantes acabaran jodidos porque los bots que buscaban porno para ocultarlo trabajaron un poco de más, censurando lo que no debían.